Yoga. Beneficios de su práctica


El Yoga es un sistema de educación integral del cuerpo, la mente y el alma. Etimológicamente significa unión, y se refiere a la unión del alma con Dios, o en términos filosóficos al reconocimiento de la unidad que de hecho ya existe. El térmi­no también hace mención a la práctica a fin de lograr el objetivo último de la vida.

El Yoga se origina en la India, pero no pertenece a ésta, sino a la humanidad entera. Si la India no estuviera allí, si la humanidad no existiera, si el planeta tierra no estaría aquí, si el Universo mismo no tendría existencia, el Yoga existiría, porque sus Verdades son consideradas Eternas. Yoga es un patrimonio Universal.

El Yoga puede ser practicado de cuatro modos principales, llamadas sendas del Yoga. Ellas son:

1) Karma Yoga
Es el yoga del servicio desinteresado, del amor en acción.


2) Bhakti Yoga
Es el yoga de la devoción, del supremo amor hacia Dios.


3) Raja Yoga
Es el yoga del control de la mente y la meditación.


4) Gnana Yoga
Es el yoga del conocimiento, de la utilización del elevado intelecto utilizado en el discernimiento entre el Ser y el no ser. Utiliza fundamentalmente la llamada Filosofía Advaita Vedanta como herramienta de estudio y práctica.

El Hatha Yoga puede llegar a ser considerado una quinta senda, aunque no tiene el peso en la filosofía de la India como las cuatro mencionadas.

«El Hatha Yoga es el Yoga más conocido en occidente. Es un medio de equilibrar las energías, de mantener el cuerpo saludable y de purificar la mente»

Su práctica consiste en las llamadas posturas de Yoga (asanas) y ejercicios de respiración (pranayamas). Las asanas deben estar ejecutadas en cierto orden, llamada serie. Así, hay diver­sas series, según las distintas escuelas o linajes de Maestros. Lo mismo sucede con los ejercicios de respiración y el modo de ejecutarlos.

Si bien la práctica es sencilla, es conveniente comenzar tomando clases con algún profesor calificado. De este modo se evitaran errores y el progreso será más seguro.

Este tipo de Yoga, y la práctica integrada de las cuatro sendas, otorga sin duda una salud radiante, paz en la mente, alegría y amor en el corazón y finalmente la liberación. Liberación es ser consciente de aquella Realidad que ya eres.

Así, la práctica del Yoga tiene como objetivo final remover los obstáculos, aquello que impide la real visión. Es desvane­cer la errónea idea de la esclavitud. Aquello que eres no está sujeto ni al nacimiento ni a la muerte. El tomar conciencia y reconocer plenamente esta verdad y vivir de acuerdo a ella es el objetivo final de la práctica del Yoga.

Comienza entonces por las asanas y los pranayamas. Luego integra el servicio a la humanidad y la compasión hacia toda forma de vida, aliviando el sufrimiento y consolando al afligido. Luego desarrolla la devoción. Permanece en compañía de aquellos que sienten el amor profundo por la Divinidad. Escucha las historias de los santos. Practica la oración y ve a Dios en tu corazón. Después, la quietud de la mente será lograda con la práctica de la meditación. El fluir del pensamiento será suave y natural. Podrás permanecer en la presencia de la Divinidad por ti elegida sin distracciones, embelesado por el amor en tu corazón. Te volverás uno con ella, la mente se absorberá en esa Dicha que representa.

Por último, surgirá en ti la pregunta ¿Quién soy Yo?. La respuesta, que no está en tu mente, te conducirá a la meta que para ti está predestinada. No te preocupes por como sucederá, o como lo lograrás. Tu solo da el primer paso. Dios une al Maestro y al discípulo de un modo misterioso.

Carlos Giarotto
Carlos Giarotto
Yoga Acharya | Centro de Yoga Sadhana de Neuquén | Clases de yoga, Cursos de Formación de Profesores de Yoga y de Meditación, Estudio de textos, retiros | Email: centrodeyogasadhana@gmail.com

Destacados