Untables de semillas

Hacer tus propios untables es muy simple y podes crear muchí­simos sabores. El ingrediente base es una semilla oleaginosa (almendra, girasol, nuez, castañas de caju, semillas de zapallo). Mejor una por vez para simplificar el proceso digestivo!

 

Lo primero es activarlas, de esta forma «se despierta» la vida y toda esa información que estaba latente esperando las condiciones aptas para convertirse en vegetal. Lavar con abundante agua. Dejar en remojo aproximadamente 8 hs (una noche). Volver a lavar bien y descartar el agua del remojo (ideal para regar las plantas). Listas!

Untable básico

Una taza de semillas activadas a elección (si usamos almendras, una vez activadas, es mejor quitarles la piel para que la textura sea mas suave) + Sal marina o de roca a gusto+ Jugo de ¼ limón (o más según gustos) + Agua cantidad necesaria.

Procedimiento

Colocar todos los ingredientes en el vaso de la minipimer o licuadora (necesitaremos agregar un poquito más de agua y luego colarlo con la bolsita para hacer leches una tela fina hasta extraer el exceso de líquido). Mezclar hasta obtener la textura deseada. Agregar ingredientes o a elección (ver lista orientativa).

Untable base con proceso de fermentación

Cuando fermentamos alimentos, generamos un ambiente óptimo para que se desarrollen microorganismos benéficos, «probióticos», que habitan en nosotros y son indispensables para el buen funcionamiento del sistema digestivo, las defensas y la absorción de nutrientes.
Por la acción de las bacterias y levaduras se convierten en alimentos predigeridos (se simplifica nuestra digestión).

Una forma de fermentar es agregando un INICIADOR (ya contiene los microorganismos). Podemos usar, kéfir de agua, kombucha, miso (no pasteurizado), un untable anterior, jugo de chucrut, etc.

Procedimiento

En el vaso de la licuadora moler las semillas activadas con la mínima cantidad de agua que se requiera y el iniciador (no hay una proporción específica) para 1 taza de semillas podes usar aproximadamente ¼ taza de Kefir u otro iniciador. Si elegís miso cuidado qué es muy salado! Con una cucharadita es suficiente y no vas a necesitar agregar sal.

Importante: que el agua no tenga cloro… cuidamos la vida en nuestros fermentos.

1. Pasar la mezcla a un frasco y tapar con una bolsita de plástico y una liguita.

2. Colocar en lugar calentito como si fuera una masa de pan que queremos leudar. Se deja fermentar por unas 8 hs mínimo. A más tiempo más intenso el sabor.

3. Según la semilla que usemos y la cantidad de agua (que dependerá de la potencia de la licuadora) vamos a notar que en algunos casos se separa el suero (queda abajo) de la pasta que se volvió esponjosa, aumentó su tamaño y tiene olor a levadura.

Ajustando texturas

Si se separó el suero podemos usar el lienzo o bolsita de leche para colarlo (guardalo en un frasco tapado en la heladera para utilizarlo de iniciador en una próxima fermentación).

Con la textura deseada agregá sal marina y ya está lista la base. Se puede consumir directamente o guardar en un frasco bien tapado en heladera (la fermentación avanza lentamente, a más días más intensidad).

CREANDO SABORES

Uno qué me gusta!

Base de girasol fermentado+ tomatitos deshidratados (dejarlos en remojo una hora aprox. para que se puedan integrar bien) + albahaca + romero. Si querés un toque extra: aceitunas negras cortadas chiquititas… delicioso!

Anímate a prepararlos! Son fáciles, ricos y tu cuerpo te los va a agradecer! El mundo de las semillas y los fermentos es muy apasionante, diverso y nos conecta con la vida!

 

Nathalia Silva
Nathalia Silva
Cocinera naturista | Alimentación Viva y Fermentos. Salud digestiva. Nutrición Simbiótica | FB: Ganas Veganas, de alimentos naturales

Destacados