Los alimentos naturales

Desde hace algunas décadas, el alimento no se presenta en su estado natural. Un alimento natural es aquel que se consume completo con todos sus nutrientes. Uno de los principales problemas de la actualidad, es el refinamiento de los alimentos. El agregado artificial de emulsionantes, conservantes, colorantes, endulzantes modifican las caracte­rísticas organolépticas: color, sabor, consistencia, textura. Todas estas representan toxinas, elementos extraños para nuestro organismo que carecen de nutrientes. 

Cómo los identificamos?

Lo primero que debemos hacer es aprender a leer las etiquetas, pero más que el Valor Calórico y Nutricional, los ingredientes. Allí encontramos con qué fue elaborado el alimento y qué aditivos y conservantes fueron agregados. Los INS y un número: (Sistema Internacional de Aditivos químicos). Si encontramos estas siglas, podemos saber qué aditivo fue agregado, y sus efectos en la salud. (www.aditivos-alimentario.com)

Por ejemplo: endulzantes, saborizantes, nitratos y nitritos. Uno de los más usados es el JMAF: Jarabe de Maíz de Alta Fructosa. Este reemplazó a el azúcar por su menor costo y solubilidad. Realza el sabor y color del alimento. La ingesta frecuente y de grandes cantidades de este producto inunda las vías hepáticas, refuerza la síntesis de ácidos grasos, aumentando el colesterol LDL, estimula secundariamente la insulina, aumentando el apetito; además, la sobrecarga del hígado por este aditivo, puede producir lesiones hepáticas.

Otro de ellos es el Glutamato Monosódico E o INS 621. Este también está presente en muchos alimentos: caldos, salchichas, envasados al vacío entre otros. El GMS potencia el sabor de alimentos, resalta el carácter de otros sabores. Aislado por la industria, produce síntomas como dolor de cabezas, insensibilidad, tensión muscular, hormigueo, hiperactividad, déficit en la atención, insomnio, y además aumenta la secreción de insulina.

Otro muy utilizado es el BISFENOL A. Producto químico que evita el deterioro de envases y se utiliza para el recubrimiento de latas, tetrapak, plásticos. Este agregado actúa sobre el sistema endócrino: es decir que propicia la DBT, Obesidad, problemas en Tiroides y ovario poliquísticos entre otros.

La intervención del hombre no solo se ve en los envases, sino también en frutas y verduras. La utilización de agrotóxicos produce también problemas en nuestra salud: alergias, diarrea, colon irritable, sin contar el trabajo que tiene el hígado para eliminar estas sustancias. Estas sustancias denominadas Xenobióticos, debilitan nuestros órganos y sistemas.

Alimentos refinados vs alimentos naturales

Los alimentos refinados carecen de nutrientes. Ejemplos de ellos son harina y azúcar. El trigo es muy utilizado en la pani­ficación: contiene mucho gluten, (es una malla que retiene al almidón dentro del pan) logrando un producto esponjoso, agradable y muy adictivo. El grano integral está compuesto de su germen, su capa protectora, como almidón y su pericar­pio o salvado o capa más externa. Es protegido porque es lábil al calor, oxígenos. La industria quita el germen para darle más durabilidad al producto.

Otra parte del grano es la parte externa, pericarpio, es decir su fibra que es el salvado. Extraído por la industria, pierde su valor nutricional, que radica en su alto contenido de Vitaminas del Grupo B entre otros. Además de la pérdida de nutrientes y de su alto contenido en ANTI NUTRIENTES, es muy irritante para las mucosas gástrica e intestinal si es utilizado en grandes cantidades. Evitemos confundir Integral con Salvado. Este últi­mo es harina blanca con agregado del salvado.

Otro ejemplo es el azúcar, que al refinarse, pierde todos sus nutrientes, en especial minerales. La forma más natural es el azúcar mascaba que es la 1º extracción de la caña de azúcar, que además de sacarosa, contiene muchos minerales y vitaminas. Ambos ejemplos llevan a una simple conclusión: pérdida de nutrientes esenciales, transformándolo en un alimento con CALORÍAS VACÍAS y SIN OTRO VALOR NUTRITIVO. Así podemos seguir nombrando muchos alimentos como el arroz, la sal, los aceites.

Cómo comenzar?

Siempre de a poco, convencidos de los pasos que daremos, escuchando a nuestro cuerpo y respetando nuestro tiempos. Cambios graduales como reemplazar el azúcar, comenzar a panificar con harina integral, evitar la compra de enlatados y otros envases como así también buscar vegetales y frutas de producción orgánica o agroecológicas.

Comenzar a comer más natural, también implica un acto de responsabilidad con el medio ambiente, disminuyendo la producción de residuos altamente contaminantes. Reflexionar sobre lo que consumimos, es un acto de amor y cuidado hacia nosotros mismos. Gestionamos nuestra salud, somos responsables. Y la mejor herramienta para ser responsables es EL CONOCIMIENTO.

Te invito a dar pequeños pasos y comprobar cómo te sientes…

Lic. Gabriela Di Leandro
Lic. Gabriela Di Leandro
Licenciada en Nutrición | Naturista | Asociada a AAMENAT (Asociación Argentina de Médicos Naturista) | Talleres sobre alimentación natural y consciente | Email: di_leandro@hotmail.com.ar | Instagram: gabrieladileandro

Destacados