¿Cómo incorporamos los alimentos vivos?

En esta publicación compartimos la mejor manera de empezar a consumir alimentos con mayor vitalidad en el día a día y ciertos detalles no menores a tener en cuenta.

Cuando ya hemos tomado la decisión y empezamos a incor­porar alimentos vivos a nuestras comidas, algunos tendemos a hacerlo de manera brusca, con grandes cantidades y de un día para otro. Esta modalidad, a nuestro parecer, no es la más recomendable, debido a que nuestro cuerpo iniciará un repentino proceso de depuración y los órganos que trabajan en la desintoxicación, deberán lidiar con una gran movilización de toxinas que se habían acumulado durante años o décadas a causa de nuestra ingesta de alimentos no fisiológicos y principalmente hiperprocesados. Como consecuencia de ello, podemos llegar a sufrir profundas crisis depurativas, que nos incomodaran demasiado y nos llevará a abandonar un cambio que iba a ser muy beneficioso para nuestra salud.

Lo recomendable en la mayoría de los casos, es realizar una transición gradual desde una alimentación 100 % cocida, procesada y desvitalizada, hacia una con alimentos naturales y vitales. De esta manera, lograremos una desintoxicación paulatina de nuestro cuerpo, bajaremos de peso saludable­mente, los órganos comenzarán el proceso de auto-reparación, muchas enfermedades se aliviarán y empezaremos a sentir mayor vitalidad en el día a día.

Debemos considerar que un nuevo hábito necesita de su tiempo y de nuestra fuerza de voluntad para que lo podamos incorporar a nuestra vida; lo mejor será empezar con pequeños cambios para no frustrarnos desde el inicio. No nos servirá de nada, empezar con demasiado y después de unos días dejarlo todo!… ¿No te parece?…

Por otro parte, tenemos que darnos un tiempito para aprender preparaciones básicas: como la elección y activación de semi­llas, la elaboración de germinados, aprender a reconocer algunas «buenezas comestibles», ponernos en contacto con proveedores de alimentos más frescos, o empezar nuestra propia huerta, etc.

Por último, te vamos a compartir algunas pautas para que te des una idea de cómo podrías empezar; recuerda, que el objetivo es que vos decidas los pasos que vas a ir dando:

• Sumarle a tu comida habitual una porción de algún vegetal crudo, cortado o rallado, e idealmente ir eligiendo vegetales de diferentes colores para cada una de las comidas; será mejor comerlos como primer plato y puedes agregarle algo de condimentos si lo prefieres: pero eso sí, mastícalo bien masticado, porque tu estómago no hará el trabajo de los dientes!…


• En el caso de los desayunos y meriendas agrégales siempre una fruta; también podrías llevarte al trabajo un par de ellas para cuando sientas hambre. De a poco verás, que después de un tiempito, tu cuerpo te pedirá fruta a diario. Recuerda, que la fruta de estación y la de tu zona es la ideal y la más económica!…


• Todas las noches podemos dejar activando un puñado de semillas e ir viendo lo que sucede con ellas, así como empezar a sumarlas a ensaladas, licuados, etc. Por ahora, consíguete en algún almacén natural solo tres de ellas: lino, sésamo y semillas de girasol peladas; no tienes excusa, son baratas!…


• Hasta que los empieces a hacer en tu casa, averigua de alguien que te provea de germinados, también se los suele llamar «brotes» y pueden ser de alfalfa, soja, lenteja, etc; fíjate en las verdulerías, ferias naturales y a veces en los supermercados también los conseguirás. Comienza solo con un puñadito en una ensalada y ten paciencia con su sabor!… ya que estamos tan alejados de ellos, que nos resultarán algo raro al no tener ningún resaltador químico de sabores, ya que es comida de verdad!. ..


• Por último, saca el plumero y pásaselo a la licuadora, al exprimidor, la minipimer, etc… ya que pasarán a estar a diario en tu mesada…

Dr. Luis María Delupi
Dr. Luis María Delupi
Médico formado en la UNLP | Especialidad en medicina generalista con orientación naturista | Presidente de la ONG Mi comida me sana | Creador del Plan Médico Natural Saludarnos | Autor del libro Elegí Sentirte Bien | www.micomidamesana.org

Destacados